lunes, 25 de junio de 2012

La caja de Pandora

La voz de los protagonistas:

Clínica de la Asunción de Tolosa

La Clínica de la Asunción de Tolosa (Guipúzcoa) es un centro de titularidad privada, que gracias a un concierto con el Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco, ofrece cobertura sanitaria a una población de unos 65.000 habitantes de 27 municipios cercanos.

Regina Martínez Idarreta, Responsable de Comunicación de la Clínica de la Asunción nos cuenta la relación de su centro con las redes sociales.

Decir que las redes sociales han cambiado el panorama informativo en los últimos dos años sería quedarse corto. Las redes sociales han pasado en un tiempo record de ser el divertimento de unos pocos adelantados a convertirse en una pieza fundamental e indispensable para entender nuestra forma de comunicarnos, informarnos y relacionarnos con el mundo y casi diría, aunque suene exagerado, hasta nuestra manera de pensar. No es casualidad que en plena posmodernidad, una de las redes sociales más populares sea Twitter, espacio pensado para la brevedad e inmediatez, para comunicar todo lo que quieras con quien quieras, eso sí, siempre y cuando quepa en 140 caracteres. Las redes sociales son una gigantesca caja de Pandora que se ha abierto para no volver a cerrarse, dejando escapar alegremente su contenido que no es otra cosa que el mundo actual con todos sus claroscuros. En ellas cabe todo. Desde bromas y gamberradas que gracias a los hashtags se universalizan, hasta contenidos serios y necesarios que pueden llegar a cambiar el curso de la historia, como se pudo ver en la Primavera Árabe.

 Por eso, todas las empresas y organizaciones que tengan un mínimo impacto en la esfera pública deberían estar en las redes sociales, si bien eligiendo cuidadosamente cuál se ajusta más a su perfil y a lo que quieren transmitir. En el caso de las organizaciones sanitarias este debe se convierte casi en una obligación. La sanidad es uno de los ámbitos sociales más sensibles ya que afecta a la esfera más importante de las personas: su salud. El oscurantismo, la verticalidad o el paternalismo arrogante son actitudes que deberían pasar a la historia y la presencia de hospitales y clínicas en las redes sociales es un paso más para caminar en este sentido. Gracias a redes sociales como Facebook o Twitter, las organizaciones sanitarias pueden dar a conocer y explicar de forma sencilla y cercana a la sociedad sus avances, tanto técnicos como profesionales; recibir y responder las dudas de sus pacientes; y, por supuesto, aceptar y recibir las críticas a su labor para tratar de solventarlas. Eso sin contar las posibilidades de interacción e intercambio y difusión de conocimientos entre las propias instituciones y profesionales que permiten las redes sociales.

En la Clínica de la Asunción estamos realizando un esfuerzo claro en esa dirección porque realmente creemos que el futuro de la medicina pasa por una implicación mayor del paciente en la labor médica y que la mejor manera de lograrla son las nuevas tecnologías, entre ellas, las redes sociales. Hemos sido pioneros en dar acceso a nuestros pacientes a su Historia Clínica Electrónica a través de la nube, gracias a una aplicación que además les permite reservar citas e interactura con los facultativos. Además, hemos apostado por crear una plataforma online que incluye una web con un claro perfil informativo, en la que no sólo informamos de las novedades de la clínica sino que ofrecemos contenidos de divulgación en salud que pueden ayudar a las personas a vivir más y mejor. En esta plataforma online, las redes sociales tienen una gran importancia ya que son nuestras ventanas al mundo. Aunque todavía somos unos recién llegados a las redes, en poco tiempo estamos comprobando que mucho más que meros escaparates, nuestros perfiles en Twitter y Facebook son ventanas desde las que entra un aire fresco que consigo trae nuevas miras, perspectivas y maneras de hacer las cosas. En definitiva, nos están ayudando a crecer y acercarnos a ese estado líquido al que todos los hospitales del siglo XXI deberían aspirar.