martes, 5 de abril de 2011

¿Y tu eres activo, o sólo nos lees?

La semana pasada Yahoo publicó un estudio sobre el uso de Twitter. Una de sus conclusiones es que la mitad de los tweets son producidos por sólo el 0,05% de los usuarios. Es un estudio sobre unos 260 millones de mensajes, que agrupa a diferentes categorías de usuarios (celebridades, organismos oficiales, ONGs, empresas, ... y usuarios "normales"). En el informe se hace referencia a qué dominios son los más usados en tweets, destacando en primer lugar YouTube, seguido de last.fm y amazon.com, también aparecen otras redes sociales como Facebook, Flickr, MySpace o el propio Twitter.

A primera vista, nos llama poderosamente la atención que los usuarios activos tengan una proporción tan pequeña. Es cierto que en el caso de Twitter, estamos hablando de más de cien millones de usuarios, pero lo verdaderamente interesante es que la inmensa mayoría de usuarios de un sistema de mensajes cortos solo está de "oyente", y sólo uno de cada 2.000 tiene algo que decir o se decide a compartir alguna información.

Este fenómeno es común a todas las herramientas colaborativas y medios sociales. Cada vez es más fácil participar y colaborar, pero solo una pequeñísima parte de usuarios se decide a hacerlo. Pensemos en cuántos perfiles sociales están creados para obtener información pero sin ofrecer nada a cambio, en cuántos comentarios reciben nuestros blogs, en cuántos retweets tienen nuestra información compartida, ... ¿Porqué ocurre esto?, ¿porqué la mayoría se conforma con un papel pasivo?, ¿podemos hablar, con estos datos, de una verdadera inteligencia colectiva?, ¿que barreras impiden la participación?, ¿si solo una pequeña parte participa, existen sesgos de información en las redes sociales?. Desde luego, se abre ante nosotros una avalancha de incógnitas y buenos temas para el debate.

Desde nuestro punto de vista, el hecho de "estar" ya supone una participación. Registrarse, ser audiencia, permite a los usuarios mas activos ofrecer y compartir la información. No todo el mundo tiene las mismas necesidades e intereses y, por tanto, no todo el mundo participa de la misma forma.

En el ámbito de la salud, los datos de actividad también son similares. En anteriores entradas ya hemos valorado la pequeñísima presencia de los hospitales en los medios sociales. Pues bien, una somera visita a la mayoría estas presencias podrá observar que, si algo no son, es colaborativos. La mayoría de hospitales utilizan Twitter y Facebook para emitir información corporativa, pero o bien no aceptan comentarios o no siguen a sus seguidores. En definitiva, son meros canales rss de información.

Ante este hecho se puede plantear la siguiente pregunta: ¿tienen sentido la creación de los perfiles sociales de los hospitales en Internet?

Absolutamente SÍ. Dejemos tiempo y aparecerá un primer comentario, un primer retweet, un enlace compartido en nuestro muro, ... debe existir la herramienta y la posibilidad de que la gente participe. Estamos en el inicio de la revolución. Aun no todo el mundo conoce las herramientas, no todo el mundo se atreve a usarlas, las organizaciones no tienen la experiencia y temen daños a su reputación. Estamos firmemente convencidos de que la realidad y la necesidad son obstinadas. La partipación se incrementará en la medida en que se difundan, se aprendan a usar y se valore su demanda y repercusión real.

Al fin y al cabo, el feedback de nuestra red social es tan solo uno de los puntos por los que vale la pena estar en la redes sociales. Puedes empezar a ser parte activa, compartiendo o comentando este post. ;-)